Archive for 7 mayo 2012

h1

Rorcuales, Manta Diablo y Marrajo!

mayo 7, 2012

Muy buenas!

No se ni por donde comenzar…  

Desde hace unos días que se están viendo unas ballenas en las cercanías, por lo que ayer decidimos hacer la tarde cultural de la semana y nos fuimos con Cristo, Iñaki y Bea, Anita, Candela y Marina con rumbo a Tacorón a ver si veíamos a las dichosas ballenas.  Nada más salir de la bocana y girar al Oeste se podían ver los tremendos soplos en el horizonte. Habían tantos que mucho antes de lo que pensamos ya teníamos 3 al lado (ver video) además de cientos de pardelas revoloteando  y a lo lejos en dirección Faro de la Orchilla se veían cada par de segundos unos enormes soplos.  A pesar de que los ejemplares que vimos tendrían 9 o 10 mts de largo, estos Rorcuales tropicales (Balaenoptera brydei), que es lo que pensamos que son, pueden llegar a medir 16 mts y pesar hasta 20 tons. Creemos que se trata de este tipo de Rorcual ya que el Rorcual común (Balaenoptera physalus), puede llegar a medir hasta 24 mts y pesar 80 tons!  está en grave peligro de extinción, por lo tanto es más escaso.

Además el área está repleta de carnada tal como sardinas, bogas y caballas que son el alimento preferido del Rorcual tropical y de los cientos de bonitos y rabiles de gran tamaño que correteaban las bolas de carnada cerca de la superficie. Era un verdarero festival y todavía nos faltaba la guinda de la torta.

Después de quedar más que satisfechos al ver los tremendos bicharracos saltar y nadar a tan solo un par de metros del barco, decidimos volver cuando a popa de la zodiac se ve una aleta en superficie. Inmediatamente pensamos en una cornuda (Tiburón Martillo), pero al echarnos pudimos comprobar que se trataba de una Manta Diablo (Mobula Tarapacana) de unos 2.5 mts que no se intimidó ante nuestra precencia, ya que se quedó revoloteando alrededor del barco por un par de minutos (ver video). Justo después de hundirse la Manta y perderla de vista, Anita avisa ver la aleta nuevamente por proa y para jugarle una broma a su prima Bea que estaba en el agua, dice que se trata de la aleta de un tiburón! Inmediatamente la Bea hace un salto mortal por popa quedando dentro del barco cuando Cristo avisa que estaba pasando justo por debajo un tiburón! Lo vimos todos, menos Bea, algunos desde el barco que se veía perfectamente y otros desde el agua. Lamentablemente el tiburón pasó muy rápido y no dió tiempo a ser fotografiado, pero por las aletas creemos que se trataba de un mako o marrajo como le llaman aquí. También tenía unos 2.5 mts  y solo pasó una vez, aparte de dejarse ver en superficie, simplemente INCREIBLE. Tal cual un National Geographic. Que pena que por ser Reserva no podamos hacer una inmersión en el azul y quedarse inmuto viendo el espectáculo.  Carlos